Messines. Un Éxito Efímero.

   Todas las expectativas aliadas en el frente occidental se habían depositado en la gran ofensiva de primavera de Nivelle, pero la debacle sufrida y los motines que asolaron al ejército francés a finales de la primavera de 1917, allanaron el camino para la propuesta de ataque del comandante en jefe británico. Douglas Haig quería dejar claro que eran él y su BEF quienes podían alcanzar la victoria en el frente occidental, como ya había previsto hacer, de manera infructuosa, el año pasado en el Somme. Ahora se volvía a presentar una nueva oportunidad. La victoria de las divisiones canadienses en la cresta de Vimy había insuflado nuevos ánimos tras la sangría del año anterior.

Seguir leyendo Messines. Un Éxito Efímero.

Anuncios