Archivo de la etiqueta: frente occidental

La Segunda Batalla de Ypres(II): Campos de Flandes.

En los campos de Flandes
se mueven las amapolas.
Entre las cruces, fila tras fila,
que marcan nuestras tumbas; y en el cielo
aún cantan y vuelan, valientes, las alondras,
apenas oídas por el ruido de los cañones.

Somos los Muertos. Hace pocos días
vivíamos, sentíamos el amanecer, veíamos la puesta de sol,
amábamos y éramos amados, y ahora yacemos
en los campos de Flandes.

Contra el enemigo proseguid nuestra lucha;
tomad la antorcha que os lanzan nuestras manos agotadas,
mantenerla en alto;
si rompéis la fe con nosotros, que morimos,
no descansaremos, aunque las amapolas crezcan
en los campos de Flandes.

John Mccrae, “En los Campos de Flandes”.

Seguir leyendo La Segunda Batalla de Ypres(II): Campos de Flandes.

Anuncios

La Primera Batalla de Ypres (III).

Las trincheras me están aburriendo espantosamente y me siento terriblemente cansado. Espero que no sigamos en ellas mucho tiempo. Ojalá ordenen avanzar pronto”.

Teniente M. S. Richardson, de los Reales Fusileros Galeses.

  Británicos y franceses habían conseguido mantener sus líneas en Ypres tras dos semanas de incesantes ataques alemanes, especialmente los llevados a cabo el 31 de octubre. Las bajas sufridas por ambos ejércitos fueron enormes. Los británicos habían sido especialmente castigados en sus sectores, y la mayoría de sus batallones habían quedado reducidos drásticamente. Pero los alemanes también habían sufrido un enorme número de bajas en sus incesantes ataques, y durante los tres primeros días de noviembre las tropas de Fabeck sufrieron un duro castigo; pero a pesar de ello Falkenhayn seguía resuelto a seguir combatiendo en Ypres para rebasar la línea enemiga y ocupar los puertos del canal. No quería que se produjera un estancamiento del frente como había ocurrido en el Yser.

Seguir leyendo La Primera Batalla de Ypres (III).

La Primera Batalla de Ypres (II).

  “Mi querida María, me siento tan mal que en verdad preferiría no escribirte…Cada día que paso aquí veo más claro lo bello que es estar en casa, y ¡qué multitud de sentimientos me despierta la palabra “casa”! He vivido tamaño horror, recientemente, que no puede describirse con palabras; la tragedia está por todas partes. La lucha es cada día más feroz y no se ve el final. Nuestra sangre corre en torrentes…Me rodea la más horripilante devastación. Soldados muertos y heridos, animales muertos y moribundos, cadáveres de caballos, casas reducidas a cenizas, campos revueltos, vehículos, ropas, armas…No creía que la guerra fuera así…

Seguir leyendo La Primera Batalla de Ypres (II).

La Primera Batalla de Ypres (I).

  Tras el estancamiento del frente en el Aisne, tanto uno como otro bando pusieron sus vistas hacia el norte, en un intento de flanquear al enemigo y acabar de una vez con la guerra. La BEF, junto con tropas francesas y los regimientos belgas que escaparon del sitio de Amberes ocuparon una estrecha franja de Bélgica, en la zona de Flandes, alrededor de la localidad de Ypres. Los alemanes realizaron una nueva ofensiva en la zona como un último intento de evitar lo inevitable, el estancamiento del frente, el punto muerto. Tanto uno como otro bando fracasaron en sus empeños. Ypres marcó no solo el fin de la Carrera hacia el Mar, sino también la guerra de movimientos. Durante los siguientes cuatro años, cientos de miles de soldados encontrarían la muerte entre el barro de los campos de Flandes.

Seguir leyendo La Primera Batalla de Ypres (I).

Del Aisne a Ypres. La Carrera Hacia el Mar

  Se conoce como la Carrera hacia el Mar a una serie de movimientos realizados por británicos, franceses y alemanes después de la retirada de estos últimos desde el Marne, con el objetivo de intentar flanquear por el norte a sus enemigos respectivamente, mientras que hacia el sur de la zona de Verdún el frente se había vuelto más estático. La carrera hacia el mar constituye el último gran movimiento de ejércitos en el frente occidental, marcando el final de la fase de guerra de movimientos. Ambos bandos fortificaron sus posiciones con una red de trincheras que en pocas semanas se extenderían desde el Canal de la Mancha a la frontera suiza, dando lugar a una temible guerra de trincheras durante 4 años, en los que el frente occidental apenas se movería.

Seguir leyendo Del Aisne a Ypres. La Carrera Hacia el Mar

“Caballeros, lucharemos en el Marne”. La victoria que salvó a Francia.

  En la historia de todos los conflictos humanos, hay algún momento decisivo o una batalla que suele marcar un punto de inflexión en cualquier guerra, y en el caso de la Primera Guerra Mundial quizás la batalla del Marne fue uno de esos momentos. Como veremos a continuación, esta batalla supuso el fin del Plan Schlieffen; acabó con las posibilidades de una victoria rápida y de una guerra que debería durar apenas unos meses. Pero la victoria del Marne supuso también la salvación de Francia, de ahí que generalmente al referirse a dicha batalla se la nombre como el Milagro del Marne. Pero  este milagro no fue tal, la derrota alemana se produjo por una serie de aciertos y errores, cometidos por uno y otro bando, que serían determinantes.

Seguir leyendo “Caballeros, lucharemos en el Marne”. La victoria que salvó a Francia.

Replegarse y Combatir: La Gran Retirada

  Se conoce con el nombre de Gran Retirada al gran repliegue que tuvieron que realizar el ejército británico y el grueso del ejército francés tras las derrotas sufridas en Mons y en las Batallas de las Fronteras. El objetivo de esta acción ordenada por Joseph Joffre era retroceder de una manera ordenada, para poder posteriormente fijar un nuevo frente con el que pasar de nuevo a la ofensiva y expulsar a los alemanes de territorio francés. Esta opción resultó muy dura a los franceses, pues suponía ceder a los alemanes una enorme porción de terreno dentro de su propio país. Esta retirada se llevó a cabo de manera más o menos ordenada, salvo algunos desacuerdos entre los generales, especialmente con los comandantes del CEB (Cuerpo Expedicionario Británico), replegándose y combatiendo durante 200 km hasta que se llegó a la línea del rio Marne, cerca de Paris, donde los ejércitos de la Entente dejaron de retroceder. Pero no nos adelantemos.

Seguir leyendo Replegarse y Combatir: La Gran Retirada