Archivo de la etiqueta: Luddendorf

Nueva Victoria en el Este. La Batalla de los Lagos Masurianos

  Tras la derrota y aniquilación del Segundo Ejército ruso de Samsonov en la batalla de Tannenberg, Hindenburg y Ludendorff, al mando del VIII Ejército alemán, decidieron aprovechar la situación en la que se encontraban, con la moral de sus tropas altísima en comparación con la de los rusos y una igualdad numérica, para ordenar un giro y enfrentarse al ahora solitario I Ejército de Rennenkampf. El ejército alemán, ahora reforzado con las unidades trasladadas desde el oeste, contaba con un total de 21 divisiones, 18 de ellas de infantería y 3 de caballería, igualando el número de efectivos con los que contaba Rennenkampf.

Seguir leyendo Nueva Victoria en el Este. La Batalla de los Lagos Masurianos

¡Llegan los Rusos! La Batalla de Tannenberg.

  Cuando el conde Von Schlieffen trazaba las líneas de su plan militar para Alemania en 1905, era muy consciente de que en la próxima guerra europea su nación debería luchar en dos frentes separados por miles de kilómetros, contra los franceses en el oeste y los rusos en el este. A pesar de tener que librar este tipo de guerra, tanto Schlieffen como los altos mandos militares posteriores confiaban en que esto no supusiera un gran problema. Debido al tamaño del Imperio Ruso y de la debilidad de su sistema ferroviario, su movilización sería lenta, dándoles el tiempo suficiente para derrotar a los franceses y luego enviar a sus tropas rápidamente hacia el este gracias a su excelente sistema de comunicaciones para enfrentarse a los ejércitos rusos. También se esperaba que su aliado, Austria-Hungría enviara tropas para combatir a los rusos.

Seguir leyendo ¡Llegan los Rusos! La Batalla de Tannenberg.

Los Belgas Resisten. La Batalla de Lieja.

  La invasión de Bélgica por parte de Alemania marco el inicio de las hostilidades en el frente occidental. El paso por Bélgica era fundamental para llevar a cabo el plan militar alemán, el Plan Schlieffen. Este requería que el flanco derecho alemán, el más fuertemente armado, atravesara Bélgica en pocos días sorprendiendo a los franceses, rodearles por su flanco, y luego virar hacia el sur para amenazar Paris y cortar las líneas de suministro del resto del ejército francés, forzándoles así a una rápida rendición y poder mandar a sus tropas hacia el este para apoyar a sus aliados austrohúngaros y luchar contra los rusos.

Seguir leyendo Los Belgas Resisten. La Batalla de Lieja.