El Fin de un Gigante: El Hundimiento del Lusitania.

 En su momento fue el buque más grande diseñado por el hombre, y uno de los más lujosos. Su puesta en servicio por parte de la compañía naviera Cunard obligó a su rival, la White Star Line, a diseñar una nueva clase de buques que le superaran en lujo y tamaño, la Clase Olympic, con el RMS Olympic, el Gigantic (luego Britannic) y el famoso Titanic.

  Su hundimiento el 7 de mayo de 1915 por parte de un submarino alemán supuso uno de los peores desastres navales de la historia junto con el de su gran rival unos años antes. El ataque escandalizó al mundo entero, y puso a la opinión pública estadounidense en contra de Alemania.

Un gigante de las aguas.

Lusitania_1907
RMS Lusitania.

  A comienzos del siglo XX, dos compañías navieras británicas, la Cunard Line y la White Star Line pugnaban por el dominio del transporte de pasajeros en el Atlántico entre Europa y los Estados Unidos. La Cunard fue la primera en adelantarse con el diseño y la botadura de una nueva serie de grandes y lujosos transatlánticos. El primero en ser botado fue el RMS Lusitania en junio de 1906, luego le seguirían sus buques gemelos, el RMS Mauretania (septiembre de 1906) y el RMS Aquitania (1913).

  Sus 240 metros de eslora y 11 de calado le convertían en el mayor transatlántico que jamás había surcado los mares, un verdadero gigante. Pero no solo era el más grande y el más lujoso, también tenía 4 turbinas de vapor Parsons y 25 calderas que propulsaban 4 hélices de tres palas que le otorgaban una velocidad máxima de 26 nudos.

  En la construcción de su casco se usaron los últimos avances de la época, estaba dividido en 17 compartimentos estancos. La primera y segunda clase contaba con todos los lujos posibles. La tripulación estaba compuesta por 850 miembros y podía transportar 2200 pasajeros de primera, segunda y tercera clase.

  En los años siguientes sería uno de los buques, junto con su hermano el Mauretania, en transportar más pasajeros entre Europa y Estados Unidos, y además otorgó durante 3 años (1907, 1908 y 1909) la preciada Banda Azul para la Cunard, distintivo que se concedía al barco más rápido en cruzar el Atlántico.

799px-The_Lusitania_at_end_of_record_voyage_1907_LC-USZ62-64956
Fotografía panorámica del Lusitania.

  Cuando la guerra estalló en 1914, tanto el Lusitania como el Mauretania, al igual que muchos buques de transportes en tiempos de paz, fueron propuestos para su uso militar por parte de la Royal Navy, puesto que parte de la subvención de los buques de la Cunard había sido aportada por el almirantazgo británico, y un acuerdo secreto firmado contemplaba su uso como transportes de tropas en tiempos de guerra. En un inicio se planteó que ambos buques fueran transformados en cruceros auxiliares armados, pero su gran tamaño y el carbón que consumían hizo que esta opción fuera desaconsejada, y ambos barcos fueron liberados de este servicio. Mientras que el Mauretania se usó como un transporte de tropas, el Lusitania regresó al transporte de pasajeros en el Atlántico.

Campaña de los U-Boot.

  Los submarinos, conocidos como U-boot en Alemania, eran un arma totalmente nueva en la que los alemanes depositaron muchas esperanzas como un medio para oponerse a la potente flota de superficie británica. Desde el primer mes de la guerra, las patrullas por parte de los submarinos alemanes en el Mar del Norte se pusieron en funcionamiento. Aunque las primeras patrullas no tuvieron mucho éxito, en los siguientes meses se obtuvieron notables logros, hundiendo varios buques enemigos, tanto en el Mar del Norte como en el Mediterráneo por parte de los submarinos de Austria-Hungría.

  En un inicio los ataques de los submarinos se realizaron contra barcos de guerra, pero en octubre de 1914 comenzaron los ataques contra buques mercantes, aunque no se había establecido ningún tipo de plan o estrategia para los submarinos que consistiera en atacar los barcos mercantes para interrumpir el comercio de los aliados, especialmente en el caso de Gran Bretaña.

  En noviembre de 1914, la poderosa Royal Navy ya se encontraba bloqueando las salidas de Alemania en el Mar del Norte, que fue declarado por los británicos como zona de guerra. Esto implicaba que todo buque que se adentrara en dichas aguas se arriesgaba a ser hundido.

462px-German_Submarine_Zone_February_1915_after_Reynolds_et_al
Zona de guerra declarada por Alemania.

  El 4 de febrero de 1915, la marina alemana, en respuesta a los británicos, declaró todas las aguas alrededor de Inglaterra e Irlanda, incluido el Canal de la Mancha, como zona de guerra; a partir del 18 de febrero todo buque enemigo que se internara en esas aguas sería hundido sin previo aviso. Así mismo se avisó de que no se podía garantizar la seguridad de los buques neutrales.

La última travesía del Lusitania.

  A comienzos de 1915, el Lusitania cumplía casi 8 años de servicio sin haber sufrido ni un solo percance y habiendo transportado a más de un cuarto de millón de pasajeros en el Atlántico.

417px-William_Thomas_Turner_1915
Capitán William Thomas Turner.

  El 23 de abril la embajada alemana en Washington publicó a través de más de 50 periódicos un mensaje a los ciudadanos estadounidenses de los peligros de embarcarse en un viaje a través del Atlántico en un buque de bandera inglesa y de las posibilidades de que el buque resultara hundido. Aquellos que optaran por abordar dichos barcos lo harían por su propia responsabilidad.

  A pesar de los avisos, unos 188 pasajeros americanos embarcaron a bordo del Lusitania cuando este zarpó de Nueva York el 1 de mayo, con un total de 1265 pasajeros y una tripulación de 694. A cargo se encontraba el capitán William Thomas Turner.

Walther_Schwieger
Capitán Walther Schwieger. Foto Bundesarchiv, Bild 134-C1831 / Unknown / CC-BY-SA 3.0

  Un día antes, el 30 de abril, el submarino alemán SM U-20, a las órdenes del capitán Walther Schwieger, zarpó de su base en la isla de Borkum con destino a patrullar las aguas alrededor de Irlanda. Para el 6 de mayo, cuando el Lusitania se aproximaba a las aguas irlandesas, el U-20 se retiraba hacia la base de Wilhelmshaven tras haber hundido tres buques ingleses. En Queenstown, el vicealmirante Coke, consciente del peligro que suponía la intensa actividad submarina por los informes que recibía, decidió mandar un mensaje a todos los buques que se encontraban en la zona, incluido el Lusitania, a las 7:50: “Submarinos en acción frente a la costa meridional de Irlanda”.

  A las 11:00, ante nuevos avisos de avistamiento de submarinos, Coke envió un mensaje al Lusitania que fue recibido a las 12:30, en el que se le ordenaba poner rumbo hacia Queenstown de inmediato, por lo que el capitán Turner ordenó un cambio de rumbo para aproximarse más a tierra.

  A las 14:00 de la tarde, al mismo tiempo que el Lusitania divisaba el promontorio Kinsale, cerca de Cork, y mientras a bordo se servía el segundo turno de almuerzos, el capitán Schwieger a bordo del U-20 divisaba las grandes chimeneas del transatlántico. El capitán anotó en su cuaderno de bitácora: “…un bosque de chimeneas y mástiles… El barco parece ser un buque de pasajeros de grandes dimensiones”.

 Cuando el Lusitania se aproximaba al promontorio de Kinsale, Turner ordenó un nuevo cambio de rumbo para alejarse de la costa, colocándose sin saberlo justo delante del submarino. Schwieger escribió: “A partir de ese momento se dirigió en línea recta hacia nosotros, no podía haber elegido un rumbo más perfecto si hubiera tratado, deliberadamente, de ofrecemos un blanco”.

Bundesarchiv_DVM_10_Bild-23-61-17,_Untergang_der_'Lusitania'
Dibujo sobre el hundimiento del Lusitania. Foto de Bundesarchiv, DVM 10 Bild-23-61-17 / CC-BY-SA.

  Doce minutos después de haber visto al transatlántico, a las 14:12, cuando se encontraba a pocos metros, Schwieger ordena disparar un torpedo que alcanza al Lusitania por el lado de estribor, por detrás de la zona del puente. La explosión inicial del torpedo fue seguida de una segunda explosión más violenta: “alcanzado por el disparo en la banda de estribor detrás del puente. Se oye una detonación extraordinaria seguida de otra fuerte explosión y de una nube que se eleva. Debe de haber habido además de la explosión del torpedo otra cosa (caldera, carbón o pólvora)….La nave se detiene y se escora rápidamente. Al mismo tiempo, se hunde cada vez más a proa…

  Las violentas explosiones hicieron que el agua entrara con mucho fuerza, haciendo inservibles los compartimentos estancos; el Lusitania estaba condenado. Inmediatamente el buque comenzó a escorarse hacia estribor por la proa. Los botes salvavidas de ese lado se descuelgan de los pescantes debido a la inclinación. En el interior del barco cunde el pánico, la gente huye despavorida hacia la zona de popa. En el lado de babor los botes se encuentran colocados sobre la cubierta, lo que dificulta bajarlos al mar. Los primeros botes, bajados a pulso por la tripulación, volcaron al llegar al agua.

  En pocos minutos la escora del barco alcanza los 25 grados, lo que dificulta la preparación de los botes, e incluso el poder mantenerse de pie sobre la cubierta. La gente intenta llegar desesperadamente a la zona de popa, la parte más alejada del agua en ese momento. La escora era tal que las hélices, aun girando, ya se encontraban fuera del agua. Poco después la proa del barco chocó con el fondo del mar, quedando la popa erguida unos 45 grados.

  18 minutos después del impacto el Lusitania se hundió a 90 metros de profundidad. Solo 7 de sus 48 botes salvavidas lograron ser lanzados con éxito al mar. Cientos de personas quedaron atrapadas en el interior del buque, otros murieron poco después al quedar expuestos a las frías aguas. 1198 personas perdieron la vida, sobreviviendo solamente 761.

800px-U_20_grounded_Denmark_1916
El U-20 encallado en Dinamarca.

  El capitán Turner se salvó en el hundimiento y fue acusado por la prensa de cobarde. Fue juzgado por Lord Mersey (el mismo que se encargó de las investigación del hundimiento del Titanic), pero fue absuelto. A pesar de la opinión pública, la Cunard no lo destituyó y siguió en servicio. Dos años más tarde se le entregó el mando del transatlántico Ivernia, que fue hundido por torpedos alemanes en 1917, salvándose de nuevo al saltar por la borda. A partir de entonces la Cunard lo relegaría a labores administrativas.

  En cuanto al capitán Schwieger, la opinión pública y la prensa lo condenaron como un criminal de guerra. En noviembre de 1916 el U-20 encalló en la costa danesa, y para evitar que cayera en manos enemigas, el capitán ordenó la detonación de una serie de cargas.

Las controversias y los restos del Lusitania.

  Aunque suele indicarse el hundimiento del Lusitania como una de las causas de la entrada de los Estados Unidos en la guerra, esta no debe ser considerada como una causa inmediata, puesto que no entrarían en la guerra hasta dos años después, siendo mucho más determinante el incidente del Telegrama Zimmerman. Pero si puede afirmarse que la muerte de casi 140 estadounidenses a bordo del Lusitania puso a la opinión pública del país en contra de Alemania.

Lusitania2
Dibujo alemán sobre el hundimiento. Es incorrecto puesto que muestra el impacto del torpedo en el lado de vabor.

  Desde el hundimiento son numerosas las controversias que han aparecido respecto al hundimiento. Una de las más comentadas es si realmente el Lusitania transportaba un cargamento de armas y municiones para Gran Bretaña. La hipótesis de que el submarino lanzara un segundo torpedo que explicara la segunda gran explosión ha quedado descartada, y la presencia de municiones en la bodega podrían explicar esta segunda deflagración.

 Los restos del Lusitania yacen a 91 metros de profundidad. El gobierno de Gran Bretaña siempre mostró numerosas trabas a los investigadores para poder examinar el pecio. En 1990, Robert Ballard, famoso por ser el descubridor de los restos del Titanic, llevó a cabo una investigación de los restos. Entre los restos del casco puede observarse un enorme boquete causado por una enorme explosión de dentro a fuera.

  El pecio se encuentra enormemente deteriorado, mucho más que los restos del Titanic, que yacen a casi 4000 metros de profundidad. En los restos de la popa aun es visible su nombre: LUSITANIA.

Anuncios