Galípoli V: La Ofensiva de Agosto

  Después de los intentos fallidos en junio por parte de los aliados de avanzar desde Cabo Helles, tras la tercera batalla de Krithia el 4 de junio, se produjo un estancamiento en el que ambos bandos se enterraron en sus posiciones como ya había ocurrido en el frente occidental europeo. Hamilton, estaba resuelto a evitar que esto continuara, con una nueva ofensiva que debía acabar con dicha situación y facilitar de una vez por todas la ocupación de la península de Galípoli antes que reconocer que toda la campaña había sido un gran error.

  Visto que los ataques británicos desde el sur de la península no habían conseguido romper las defensas turcas durante las batallas por Krithia, Hamilton decidió que esta vez el movimiento importante debería hacerse desde el sector Anzac, que había permanecido prácticamente inamovible desde los desembarcos. Hamilton quería aprovecharse de los nuevos refuerzos que había recibido; las 5 divisiones iniciales con las que contaba habían sido elevadas a 15 (ni Churchill ni el almirantazgo británico podían admitir que toda la campaña de Galípoli había sido un completo fracaso, y estaban resueltos a lograr la victoria costara lo que costara). Por desgracia para Hamilton, las fuerzas turcas también se habían visto reforzadas hasta sumar un total de 16 divisiones.

El plan de Birwood.

451px-William_Birdwood
Teniente general William Birwood.

  El plan de lanzar una nueva ofensiva desde el sector del Anzac ya había sido planteado por el teniente general William Birwood, comandante del cuerpo australiano y neozelandés, a mediados de mayos, apenas dos semanas después de los desembarcos de abril. Birwood informó para entonces a Hamilton de que los ataques frontales sobre las posiciones turcas serían infructuosos, y propuso llevar a cabo un ataque desde el flanco izquierdo de las posiciones Anzac, en el punto llamado Fisherman’s Hut, hacia el norte, para luego cambiar de dirección hacia el este y lanzarse sobre Sari Bair, sorteando de esa manera las fuertes defensas enemigas de la colina Baby 700. Los exploradores del Anzac habían informado a Birwood que las laderas de Chunuk Bair, cercanas a las posiciones de Fisherman’s Hut se encontraban mal defendidas por los turcos. Hamilton no mostró interés en dicho plan pues aun esperaba poder vencer con los ataques frontales desde Cabo Helles.

  Tras los fallidos intentos por avanzar sobre Krithia, y ante el estancamiento producido, Hamilton empezó a tener en consideración el realizar una nueva ofensiva desde el sector Anzac, por lo que el plan de Birwood fue esta vez tomado en consideración, especialmente tras la llegada de 3 nuevas divisiones de refuerzo que formarían el IX Cuerpo. A finales de junio Hamilton anunció a sus mandos definitivamente que la próxima ofensiva se lanzaría en el sector Anzac.

  Durante el tiempo transcurrido entre la idea original de Birwood y la nueva ofensiva, el propio Birwood fue ampliando las ideas para la nueva ofensiva, aumentando enormemente el alcance que debía tener dicha operación; al plan inicial de asaltar las laderas de Sari Bair rodeando Baby 700 por el norte, sumó un nuevo ataque frontal sobre Third Ridge, para rodear completamente la colina Baby 700 y permitir además avanzar hacia el sur sobre Gaba Tepe. Cuando Birwood fue informado de que 3 nuevas divisiones llegarían de refuerzo, aumento su ya ambicioso plan, ideando un ataque que avanzara hacia el este para aislar por completo a las tropas turcas que se encontraran hacia el sur de la península, entre ellos y los británicos en Cabo Helles; lo cual era parte del plan original ideado por Hamilton en abril. Al saber también de la llegada de estas nuevas divisiones, Birwood añadió un nuevo desembarco en la bahía de Suvla, al norte de la posición del Anzac, una posición con buenas playas y fácilmente defendibles, donde podría emplazarse una base con la que abastecer a sus tropas (asumiendo ya la posibilidad de que la campaña se alargara) y desde donde una división podría avanzar y ocupar la llanura del interior.

Big_Table_Top,_Gallipoli
Los escarpados acantilados de Sari Bair. Foto de A H Wilkie.

  A mediados de julio quedó totalmente establecido el plan de la nueva ofensiva que contenía cuatro puntos fundamentales, el desembarco en Suvla, los ataques sobre Second Ridge y Third Ridge, y la captura de Sari Bair. Una vez conseguidos estos objetivos los soldados australianos y neozelandeses deberían avanzar hacia el este para partir la península en dos y dejar copados a los soldados turcos entre el Anzac y las divisiones provenientes de Cabo Helles. El pequeño plan inicial de Birwood de asaltar Sari Bair desde la izquierda de sus posiciones se había visto convertido en una nueva operación realmente compleja.

  A finales de julio se estableció la fecha para llevar a cabo la ofensiva, el 6 de agosto. Al mando de la operación en Suvla estaría el teniente general sir Frederick Stopford, de 61 años, que nunca había tenido un mando directo en campaña. Su designación respondía solamente a motivos de antigüedad dentro del escalafón militar. Si a esto sumamos las complejidades del propio plan, en el que había varios y distintos objetivos, que no dejaban ningún pequeño margen de error, la operación estaba prácticamente condenada al fracaso.

La ofensiva de agosto.

– Ataques de distracción:

  En la tarde del 6 de agosto dio comienzo la nueva ofensiva, que fue precedida por una serie de bombardeos, procedentes de la artillería y especialmente de los buques, durante los días previos. Desde el sector del Cabo Helles unidades de la 29º división británica y de la 42º llevaron a cabo una serie de ataques de distracción con el fin de obligar a los turcos a destinar refuerzos.

Captured_Turkish_trench_Lone_Pine_1915
Soldados australianos en una trinchera turca capturada en Lone Pine.

  Desde el sector del Anzac, Birwood ordenó realizar también ataques de distracción sobre las posiciones turcas en el flanco sur. La 1ª División Australiana y la 3ª Brigada australiana de caballería ligera deberían llevar a cabo una serie de ataques sobre las posiciones enemigas en Quinn’s Post, The Nek y Lone Pine. El ataque sobre Lone Pine tuvo éxito, pero a un coste terrible para los australianos. Los turcos habían fortificado fuertemente sus posiciones, construyendo bunkers subterráneos protegidos con leños de madera, desde donde descargaron una tormenta de balas de ametralladora sobre los australianos, que consiguieron ocupar la primera línea y las trincheras de apoyo tras intensísimos combates cuerpo a cuerpo en el interior de los bunkers. Los asaltantes sufrieron un enorme número de bajas para conquistar una franja de terreno que apenas tenía un valor estratégico de peso para el desarrollo de la ofensiva.

– Desembarco en Suvla.

[I.] Weltkrieg. Dardanellen. Blick von den Gräben der 9. Division auf Ari Burnu nach der Suvla-Bucht. Im Hintergrund ein englisches Lazarettschiff und ein Zerstörer.
Bahía de Suvla. [I.] Weltkrieg. Dardanellen. Blick von den Gräben der 9. Division auf Ari Burnu nach der Suvla-Bucht. Im Hintergrund ein englisches Lazarettschiff und ein Zerstörer.

En la noche entre el 6 y el 7 de agosto dio comienzo el desembarco en la bahía de Suvla. A las 22:00 horas los primeros soldados del IX Cuerpo, a las órdenes del general Stopford tomaron tierra en la bahía sin encontrar casi ninguna oposición. A lo largo de la noche fueron desembarcando el resto de unidades. Al mediodía del 7 de agosto se encontraban desembarcados alrededor de 15.000 efectivos, frente a los que solo 1.500 soldados turcos se oponían; pero la descoordinación volvió a lastrar una vez más las acciones aliadas; el avance desde la bahía hacia el interior se hizo lentamente, y las acciones de retardo provocadas por los defensores permitieron la llegada de nuevos refuerzos el 9 de agosto, 2 divisiones enviadas por Liman von Sanders, que frenaron el avance aliado hacia el interior. Las colinas frente a Suvla, que habían permanecido vacías al inicio de la operación, se encontraban ahora ocupadas por los defensores turcos.

  El desembarco, que había resultado exitoso inicialmente, se vio totalmente detenido; mientras que en Sari Bair, los soldados indios, ingleses, australianos y neozelandeses que combatían duramente, no eran reforzados a pesar de la enorme cantidad de soldados que se aglutinaban en las playas de Suvla.

– Ataques sobre Chunuk Bair.

Alexander_Godley
General Alexander Godley.

  Al anochecer del 6 de agosto se llevó a cabo uno de los principales puntos de la ofensiva, el ataque de las laderas de Chunuk Bair que debía permitir la toma de la cordillera de Sari Bair. Para dicho ataque en el flanco norte de las posiciones del Anzac, Birwood destinó a la División Australiana y Neozelandesa del general Alexander Godley, reforzada por unidades de la 13ª División británica y por la 29ª Brigada india.

  Las faldas de Chunuk Bair fueron ocupadas por la Brigada de Rifles Montada neozelandesa y la 40ª Brigada británica tras una serie de combates coordinados con cargas de bayoneta. Tras ellos, avanzaron dos columnas formadas por la 4ª Brigada australiana del general de brigada John Monash, la 29ª Brigada india del general Herbert Cox y la Brigada Neozelandesa de infantería del general brigadier Francis Johnston.

  La 4ª Brigada debía ascender las faldas de la montaña y ocupar las posiciones en la cota 971. Los informes de las patrullas de reconocimiento decían que los escarpados acantilados eran impracticables, pero aun así Birwood insistió a Monash que ordenara avanzar a sus hombres al amparo de la oscuridad. Los soldados australianos no consiguieron llegar más allá de los pies de la colina y se atrincheraron en el valle de Aghyl Dere.

BG_F_E_Johnston
General brigadier Francis Johnston. Foto http://nzetc.victoria.ac.nz/tm/scholarly/WH1-Fran-fig-WH1-FranP003b.html

  Por su parte, la 29ª Brigada india debía ocupar la cota Q, que unía las posiciones entre la colina 971 y Chunuk Bair. Durante la noche los indios comenzaron a ascender la colina lentamente. Mientras tanto, la brigada neozelandesa de Johnston debía ascender y ocupar las posiciones en Chunuk Bair. En el ascenso entre la noche del 6 y 7 de agosto Johnston perdió un batallón entero, pero al amanecer del día 7 su brigada se encontraba en Rhododendron Ridge, a solo 600 metros de la cima de Chunuk Bair. Por desgracia para ellos habían sido avistados por un observador alemán, por lo que los soldados turcos de la cima estaban preparados para abrir fuego sobre la fuerza aliada. Johnston ordenó avanzar a sus hombres con las primeras luces del día, pero fueron frenados tras un breve avance de 80 metros con un gran número de bajas. Ante la situación, Johnston decidió esperar a la llegada de refuerzos, al anochecer del 7, para lanzar un nuevo ataque.

Battle_of_Sari_Bair,_showing_the_British_attack,_6–8_August_1915
Mapa de los ataques sobre Sari Bair.

  El ataque se inició con las primeras luces del 8 de agosto, encabezado por el Batallón de infantería de Wellington, al mando del teniente coronel Malone y apoyado por dos batallones británicos. Tras un breve ataque artillero, los soldados se lanzaron sobre las posiciones turcas en la cumbre, que salvo una posición de ametralladoras habían sido desalojadas por los turcos a causa del bombardeo. Los soldados aliados habían conseguido por fin, desde el 25 de abril, llegar a las partes altas y observar por primera vez el estrecho. Pero los turcos no iban a darles ni un momento de respiro, y rápidamente iniciaron una serie de contraataques para desalojar a los aliados de la cima. Durante varias horas los soldados neozelandeses mostraron una gran tenacidad y consiguieron repeler los ataques enemigos, pero finalmente se vieron obligados a retroceder ante la ausencia de la llegada de nuevos refuerzos, formando una nueva línea defensiva a los pies de la cima, sin permitir que los turcos retomaran sus antiguas posiciones, quedando así la cima como tierra de nadie, con aliados y turcos a un lado y otro.

  El 9 de agosto, el 6º de Gurkhas de la 29ª Brigada india consiguieron su objetivo de ocupar la cota Q, pero solo durante un breve momento. El fuego de artillería turca se concentró sobre la cota, pero no fue este el único ataque artillero que tuvieron que aguantar. La artillería y los buques ingleses, desconocedores de la situación, siguieron bombardeando la cota Q sobre los propios soldados indios, que rompieron filas y se replegaron de la cota.

435px-Ataturk13 19º division
El coronel Mustafá Kemal.

  Si la ocupación de Chunuk Bair y la cota Q se hubiera llevado a cabo de manera coordinada, quizás los aliados hubieran conseguido mantener una importante cabeza de puente que les permitiera seguir avanzando hacia el interior de la península, pero la descoordinación de los ataques y la ausencia de refuerzos dejaron a la luz las enormes carencias del plan de Birwood.

  La llegada de nuevos refuerzos turcos, encabezados por el coronel Mustafá Kemal terminaron de romper la balanza. Contratacó con 5 regimientos de infantería que obligaron a los aliados a replegarse de las posiciones ganadas en las pendientes de Chunuk Bair. La ofensiva de agosto había fracasado definitivamente.

– The Nek: la inutilidad de la guerra.

  Uno de los puntos culminantes, y seguramente más dramáticos la ofensiva y seguramente de toda la campaña, fue el ataque lanzado por la 3ª Brigada de caballería ligera australiana en el sector conocido como The Nek. Estos ataques, plasmados en películas como Gallipoli, de Peter Weir, o la serie de producción australiana Deadline Gallipoli, son un símbolo de la incompetencia y de inutilidad de las estrategias usadas en la guerra.

  El ataque, ideado como un ataque de distracción, se llevó a cabo en el collado conocido como The Nek, que unía las posiciones enemigas entre Russell’s Top y Baby 700. La brigada de caballería ligera australiana, luchando como infantería, debería salir de sus trincheras tras una descarga de artillería previa y desalojar a los turcos de sus posiciones.

George Lambert (1873–1930)
El ataque de la 3ª Brigada australiana de caballeria ligera. Representación de George Lambert

  Una serie de fallos en la coordinación de los mandos, hizo que la descarga de artillería finalizara unos cuantos minutos antes del momento previsto en que los oficiales debían dar la orden a sus hombres de saltar la trinchera. Este espacio de tiempo permitió a los turcos salir de sus refugios y montar las ametralladoras, algo que observaban perfectamente los observadores aliados. A pesar de esto, los oficiales lanzaron a los 600 hombres de la 3ª Brigada en 4 oleadas sucesorias, que fueron sesgadas por las ametralladoras y el fuego de fusilería turcos; 400 de los 600 soldados de la brigada resultaron muertos o heridos.

Todo se acabó.

  La ofensiva de agosto fracasó totalmente. Los pocos logros que se consiguieron no fueron explotados como deberían, mostrando tanto las carencias del plan de Birwood como la enorme descoordinación reinante, que imposibilitaron aprovecharse de los logros conseguidos con el desembarco en la bahía de Suvla y las conquistas en Chunuk Bair. Con el fracaso de la ofensiva de agosto los aliados decían adiós a la última posibilidad de intentar cambiar las tornas en Galípoli. Solo uno cosa quedaba por hacer, lo que algunos oficiales le habían sugerido al propio Hamilton en los días inmediatamente posteriores a los desembarcos de abril, la evacuación de todas las tropas y la retirada de Galípoli.

Anuncios