Archivo de la categoría: Batalla del Somme

El Somme VI: El Último Acto

 A comienzos del mes de noviembre de 1916, alemanes, franceses y británicos llevaban ya 4 largos meses combatiendo y muriendo en el frente del Somme. Por estas fechas todos los contendientes hicieron públicos los logros conseguidos, y también el número de muertes hasta el momento. Los británicos habían sufrido desde el 1 de julio más de 95.000 muertes, mientras que las de los franceses ascendían a unas 50.000. Por su parte los alemanes sumaban un total de 164.000 bajas, más que la de sus enemigos juntos.

Seguir leyendo El Somme VI: El Último Acto

Anuncios

El Somme V: Un Hermoso Día de Otoño

  Con la toma de Thiepval a finales de septiembre por parte de unidades del Ejército de Reserva de Gough, los aliados habían conseguido conquistar, en las dos últimas semanas de septiembre, una cantidad de terreno similar al conquistado entre el 1 de julio y el 15 de septiembre. La incursión de los tanques y los nuevos planteamientos tácticos (como el uso de las barreras de artillería móviles) habían sido todo un éxito. La primera, segunda y tercera líneas de trincheras alemanes originales, las del 1 de julio, habían sido capturadas; pero una cuarta línea ya había sido construida y se encontraban en plena construcción dos más. Animado por los últimos logros, Haig comenzó a desarrollar un nuevo plan de ataque, el que debía suponer la penetración de las líneas alemanas que había esperado desde el 1 de julio.

Seguir leyendo El Somme V: Un Hermoso Día de Otoño

El Somme IV: del estancamiento a un nuevo monstruo.

  Mientras que en el sector norte del frente del Somme los aliados conseguían hacer unos pequeños avances a un coste enorme en Pozières y Fromelles, en el sector central apenas se habían producido cambios desde mediados de julio. La línea de frente se encontraba delante de las localidades de Guillemont y Ginchy, en manos alemanas. Ambas posiciones dominaban el sector que comprendía el bosque Alto y el bosque de Delville. Este último, que había sido ocupado por la división sudafricana a mediados de julio, sufrió una serie de contraataques alemanes con los que consiguieron recuperar los sectores del norte y este del bosque. Si los británicos querían avanzar en este sector, ambas localidades debían ser atacadas y ocupadas.

Seguir leyendo El Somme IV: del estancamiento a un nuevo monstruo.

El Somme III: Bautismo Australiano. Fromelles y Pozières.

   Más de dos semanas después del asalto inicial en el Somme, las operaciones que se habían llevado a cabo en el frente a menor escala habían logrado algunos pequeños éxitos en determinados sectores, pero los objetivos iniciales fijados estaban muy lejos de haber sido alcanzados.

   A pesar de los dificultoso del avance, los informes de bajas, y las protestas de algunos altos oficiales a seguir mandando a sus hombres al matadero, Haig estaba resuelto a proseguir con el empuje, que, a su modo de ver, estaba logrando éxitos importantísimos, causando a los alemanes un número similar o mayor de bajas, y aliviando la situación de los franceses en Verdún.

Seguir leyendo El Somme III: Bautismo Australiano. Fromelles y Pozières.

El Somme II: Haig Insiste

  Al finalizar el primer día de combates en el Somme, la información que manejaban los mandos era bastante confusa en cuanto a los avances logrados y las bajas sufridas. Rawlinson seguía ordenando realizar nuevos ataques. Por su parte, en el cuartel general británico Haig se mostraba muy optimista, a pesar de que los objetivos fijados para ese día en el centro del ataque no habían sido ni remotamente conseguidos. El general Gough, al mando del V ejército, fue consciente de la situación catastrófica en la que habían quedado sus tropas, y el 2 de julio informó a Haig de que no llevaría a cabo ninguna acción ofensiva. Al finalizar el día 2 se realizaron algunos movimientos para reforzar los objetivos conseguidos el día anterior. “Un día de altibajos”, anotó Haig en su diario.

Seguir leyendo El Somme II: Haig Insiste

El Somme I: El Día Más Triste

 La batalla del Somme es sinónimo de lucha, de muerte, de destrucción, y sobre todo de inutilidad. Fue, junto con batallas como Verdún y Passendaele, una de las más largas y sangrientas de toda la guerra. Para la historia ha quedado el primer día de la batalla, aquel 1 de julio de 1916, uno de los días más sangrientos de la historia y el más triste en la historia de Inglaterra.

Seguir leyendo El Somme I: El Día Más Triste